Otto Sonnenholzner renuncia a la Vicepresidencia de Ecuador

Con la salida de Sonnenholzner, el presidente Lenín Moreno ya suma tres vicepresidentes durante su período. Los dos primeros salieron del Ejecutivo por estar involucrados en casos de corrupción. Sonnenholzner, en cambio, lo hace por razones personales. Ante la ausencia definitiva del Segundo Mandatario, el presidente Moreno deberá remitir, nuevamente, una terna a la Asamblea, para que esa función del Estado designe al cuarto Vicepresidente del actual período. Se trata de un hecho sin precedentes desde el retorno a la Democracia, en 1978. A continuación, la transcripción del mensaje de Otto Sonnenholzner «Queridos ecuatorianos, hoy me presento ante cada uno de ustedes para transmitirles mi agradecimiento, mi compromiso y la difícil decisión que he venido meditando. Hace un año y medio, sin buscarlo, se me presentó la oportunidad de servir al Ecuador desde la Vicepresidencia de la República y la acepté. Siempre agradeceré al Presidente por su confianza y a la Asamblea Nacional, por la vía constitucional me dieron la oportunidad de servir a mi país desde esta institución. Acepté porque era necesario apoyar al país en un momento crítico, en su camino hacia la recuperación de las libertades, la independencia de poderes y la democracia. Acepté porque cuando te llaman para servir a tu nación en momentos difíciles y sabes que lo puedes hacer con decencia y compromiso, no te debes negar. Cuando llegué sabía que la institución estaba desprestigiada por escándalos de corrupción. Desde el primer día me propuse trabajar con todas mis fuerzas y ponerle el corazón a mis actos, para que la ciudadanía sepa que, si bien no tuvo la oportunidad de votar por mí, aquí estaba alguien que se iba a ganar su respeto a punta de trabajo y esfuerzo. Ser autoridad es tener la oportunidad de servir y para hacerlo de forma concreta con acciones reales, me propuse pasar el menor tiempo posible en esta oficina y recorrer el país desde el primer día teniendo contacto permanente con la realidad y la gente. Y eso hemos hecho, resolver problemas, sin importar su tamaño, desde lograr que se concluya la construcción de hospitales, carreteras, escuelas y cualquier tipo de obra abandonada por años, hasta ayudar en la iluminación de un barrio, desde conseguir el financiamiento para grandes obras de agua potable e infraestructura básica de decenas de ciudades del país e impulsar proyectos de energías renovables, hasta ayudar a alguna madre a la que le retiraron el Bono de Desarrollo Humano. Algunos han querido menospreciar ese esfuerzo tildándolo de campaña política. Está claro que ellos solo recorren nuestro país y dicen escuchar a la gente cuando quieren los votos y por eso juzgan así. Si quieren llamar campaña a resolver los problemas de la gente háganlo, es un honor trabajar duro y servir con humildad. Yo siempre he trabajado por convicción y basado en mis principios, no por cálculos o encuestas para las que no tengo tiempo ni dinero. El único cálculo que hago es sumar acciones para multiplicar resultados. 2 Siempre supe que iba a ser un trabajo difícil, como economista tenía clara la situación en la que se había dejado al país. Se parecía a un hogar en donde se gastaron todo el ahorro, el patrimonio y estaba sobre endeudado, un hogar en el que el jefe de la familia despilfarra de forma irresponsable y compra una casa lujosa y un carro del año por encima de sus posibilidades de pago.

Lea la noticia completa en:

https://www.elcomercio.com/actualidad/vicepresidente-renuncia-ecuador-gobierno-elecciones.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *